Carruaje de Blancanieves

/ febrero 12, 2021/ Arte, Creatividad, Escritura

Ella es Sabrina. Una chica adicta al azúcar y la miel. Ama los blogs de comida como Pick up the fork y va al cafe de Narda a probar esas deliciosas medialunas. Tomó un taxi y se fue. Recordó la dirección. Así sufrió. Su cuerpo se hinchó como el de Marge, la tía política de Harry Potter. Como su nuera Claude. Una gorda horrible a la que no se banca.

Ama viajar. Por eso su pasaporte está lleno de sellos. Uno de Madrid, otro de Estambul, amó ese viaje. Lleno de alfombras marroquíes voladoras y lámparas de Aladino. Subió al globo terráqueo. Algo que quiso hacer desde chica. Que hermosa forma de vivir la vida. Cumplió sus sueños y ayudó a que miles de personas incluida su familia viajen. Eso la hizo muy feliz. Una felicidad distinta, natural, como respirar. Hace unos días sintió el verdadero autoestima, cuando caminó en top y calzas por las Barrancas. A diferencia de lo que pensó cuando caminó tapada y encorvada, que la mirarían mucho los hombres si iba más descubierta. ¿porque usa la palabra hombres? Varones, desde cuando se volvió tan seria? Se sintió más natural que nunca, como el día que se clavó unas calzas y un top y bailó.

Su ídola es Oprah. Escuchó su discurso “somos más grandes que nosotros mismos”. Confiemos en nuestra intuicion. No lo dudó más y sacó un pasaje de ida a Egipto en primera clase con la tarjeta de su familia.

Así le llovió el dinero, porque el dinero? De nuevo una palabrota rara. La PLATA y las deudas. Y aprendió que Dios quiere que cumpla sus sueños de otra manera.

Patrañas! Le dijo su cabeza, su corazón.

El corazón y el alma de su papá viajero brillan en ella.

Siente el latir de sus venas y de su abuelo inmigrante que ansían volver a su tierra natal. Europa la llama. Como el oro a los piratas. Ella se abre. De su árbol genealógico. Es una alegría para el mundo conectar con este sueño.

Solo tiene que seguir el camino de menos resistencia. The path of least resistance. Suena mejor en inglés, o en frances como sería? Le chemin de moins resistance? A quien engaño, hace años que no hablo francés. Idioma de mierda. El de su abuela. Que mandó una carta en una botella desde Paris.

No la vio, la sintió. Su chispa. Que la instalaron en ella con un espermatozoide cuando nació. Ahora se encontró con un grave, grave, grave problema. Tiene un visa de Egipto y tiene que usarse antes de Junio. Su carruaje de Cenicienta. O de Blancanieves, da igual.

Compartir esta entrada