Un viaje a Nueva York

/ diciembre 11, 2020/ Creatividad, Escritura, Todas

Estoy caminando por el Central Park, el aire está fresco, es otoño. Tengo un tapado y una bufanda calentitos, guantes, botas, medias y un vestido. Estoy acompañada.

Freno en un banco a comer algo rico y saludable, comprado take away en algún lugar.

Escribo en la mesa de un cafe, adentro, mirando por la ventana, la gente pasar, un libro al lado de la taza. Las hojas amarillas y una pluma negra.

Un poema llega a mi ser y se deja ver en los renglones.

Respiro hondo y agradezco este viaje tan esperado. Viviendo el presente, en cada momento. Igual de feliz acá que en cualquier otra parte del mundo. Un cuaderno de dibujos en el bolso. Lo abro y veo los de Central Park, del lago. Una niña en patines.

Camino por Soho, maravillada por la ropa de las personas, los bares, los negocios de comida.

A la noche voy a Broadway a ver un musical. Increible show, asientos en primera fila. La música, los disfraces, las voces de los artistas.

Luego a dormir calentita en el hotel, con vista a la avenida y al parque.

A la mañana voy al museo Guggenheim, a ver los Picasso, los Warhol, los Miro. Una maravilla. Por la tarde voy a una reunión de artistas, somos todos jovenes, compartimos nuestro arte y hablamos de obras que nos gustan, la pasamos genial.

Voy a almorzar a un bar con jazz en vivo, buenísimo. A la noche una obra de teatro en una casa, como la de Girls. Agradezco el presente. Medito en el parque con un grupo de amigos, con un mat, al sol de la mañana.

Hago un journal con las actividades del día, pero no me exijo. Cuando quiero descansar vuelvo al hotel. Tomo una taza de te con la hermosa vista desde la ventana. Pinto. Leo.

Al día siguiente empezamos con un club de lectura en un cafe, muy divertido, cada uno lee algo que le haya gustado de su libro de poesía y compartimos. Conozco a una poeta y quedamos en ilustrar un libro suyo. Genial!

Camino entre la avenida, pienso en Carrie Bradshaw, me compro unos zapatos, un bolso, un vestido, una campera, un sweater y un jean en las marcas que amo. Agradezco. Con un compañero voy a Levain y hacen una cookie y la compartimos. Riquísima.

Vamos al mercado y comemos ensaladas y frutas frescas, en una mesita con mantel a cuadros, en Little Italy. Charlamos de la ciudad.

Ya llega el día de volver. Agradezco profundamente. Están las valijas empacadas, vuelvo en taxi al aeropuerto y a casa.

Compartir esta entrada