Despertá tu creatividad

/ septiembre 9, 2020/ Creatividad, Escritura

Una idea muy divertida para empezar a ser creativa es escribir que te gustaría hacer. Pintar, dibujar, actuar, bailar. Podés agarrar una hoja en blanco de una linda libreta y escribir sin pensar. Si pudiera ser cualquier cosa me gustaría… y ahí ver que sale! A mi me pasó cuando estaba viviendo en Barcelona, estaba estudiando y trabajando como productora de moda y en la facultad tuvimos clases que me abrieron la cabeza. Una era de tendencias y creatividad, empezamos viendo imagenes inspiradoras de la actualidad, de todos los rubros, diseño, bares, arte, fotografía y productos nuevos como leches modernas. Después de ese pantallazo la profesora nos dijo que al ser creativos podemos estar siempre mirando a nuestro alrededor, todo puede ser inspiración para una nueva idea, cuando caminamos por la calle, un graffiti, la frase de una canción, las sillas de una cafetería, como se visten las personas a nuestro alrededor, un libro que te recomendó un amigo, el cartel de la película Mujercitas. De cada uno de esos lugares se pueden sacar fotos para recordarlos y después verlas, en otro contexto. Si te contrata un bar para que diseñes su decoración y esa semana te llamaron la atención las bicis estilo antiguas podés armar el bar con la temática de bicis. Doy este ejemplo porque hay uno en Barcelona que es así. Las mesas están hechas de ruedas, los manubrios y asientos decoran las paredes. No se puede crear de la nada, todo viene de algún lado y la idea es jugar y ponerlo en otro lugar.

Desde esa clase que mi mirada del mundo cambió muchísimo, cada vez que camino y veo algo que me llama la atención le saco una foto, a veces es el color de una pared que se transforma en la próxima pintura que uso en un cuadro. O un cartel super sexy que agrego a un collage de fotos y stickers que expresan el estilo del lugar. El mundo se transforma en un mundo de posibilidades para recolectar lo que más te gusta y después expresarlo en una página de una agenda.

Un ejercicio que me divirtió muchisimo fue el de ver una película que me encante, y mirarla con ojos creativos, de detective. Detectar que cosas son las que me gustan de la película, más allá de la historia principal. Como los colores, como está decorado el departamento de la protagonista, la música, los distintos escenarios donde transcurre. A mi me encantan Amelie y Harry Potter, que tienen estéticas muy marcadas. Podés sacar un print de pantalla o buscar imagenes en pinterest de las escenas que te atraen, imprimirlas y pegarlas en tu pared. Ahí vas a tener inspiración la proxima vez que quieras crear algo, puede ser un dibujo con esos colores, con objetos que aparecen en las peliculas, un collage.

Compartir esta entrada