Art Journal

/ agosto 4, 2020/ Arte, Creatividad

«Ir a tu librería preferida a ver editoriales.» Mi mamá está escribiendo un libro y yo estoy haciendo las ilustraciones. Me contó que su editora, Agustina le había dado la consigna de ir a su librería preferida a ver que editoriales había y algo se iluminó en mi. La creatividad es contagiosa. Decidí llevar mi cuaderno e ir a dibujarla. Mi librería preferida de Buenos Aires es Eterna Cadencia, en Palermo. Estaba cerrada por el corona virus pero había un banco en la entrada con sol así que pude sentarme un rato a dibujar. Hice las partes con birome y los colores los pinté en casa. Como me quedé con ganas de entrar a una librería fui caminando hasta Libros del Pasaje, otra preferida cerca de Plaza Serrano. Estaba abierta por suerte así que entré con el barbijo a ver libros. Me compré Noticias de pintores de la dibujante Maria Luque. Un libro que hace tiempo quería porque amo leer sobre la vida de los pintores y aprender sobre sus rutinas. Que comían, que leían, que los inspiraba. Leí a Patti Smith que coleccionaba amuletos con Robert Mapplethorpe como telas indias y sombreros de vaqueros. Ella robó un libro de poesía porque le gustaba la foto de la portada de Rimbaud. Trabajaba en librerías en Nueva York, me encantaría hacer eso algún día. Intenté repartir currriculums en Buenos Aires pero no tuve respuestas, porahi en otro momento se dará, tendré que ir a Nueva York o abrir mi propia librería. Que fascinación las librerías, podría escribir toda la vida sobre ellas. Shakespeare & company en Paris al frente de Notre Dame. Hace años que escribo sobre ella y por algo sigue brotando, creo que es mi escritora interior que pide a gritos salir. Hoy vi una pluma blanca en la calle cuando fui a comprar unas frutillas. Leyendo el libro de Deepak Chopra de sincrodestino y meditando salió que la escritura es algo que tengo dentro. También quiero viajar a Edimburgo a escribir en cafeterías como JK Rowling. Me di cuenta que estuve cerrada en mi misma mucho tiempo, negándome mis sueños y las bellas oportunidades de la vida. Dios me dio el regalo de la liberación de la preocupación económica, así como a Marta Minujin cuando viajó a Paris y yo no lo podía ver. Sentía que era demasiado bueno para ser verdad. Estoy muy agradecida de tener padres que me ayuden y me amen. No lo podía ver. Gracias a Dios hoy me dio el regalo de la visión, de la claridad, de la honestidad y la sinceridad. Confío en sus planes para mi. Así como me regaló ir a Paris confío en su regalo de hoy de crear. De sacar esta foto, de ponerle este lindo fondo, de que mi corazón fluya , cante, se mueva y baile. Tengo miedo de publicar, tengo miedo de escribir la verdad, tengo miedo de que dirán o pensarán los demas. La vida es una, la verdad es la palabra de Dios y confio en su fe, en su bondad, en su sano juicio, y la diversión. Quiero ir a Londres y a Inglaterra a dibujar en los cafes, en la naturaleza, como Beatrix Potter y Maria Luque en Roma. Quiero ir a Egipto también, pero es tan exótico que me da miedo. Igual el miedo es bueno, significa que ahi está Dios. Tengo miedo al amor pero es bueno, significa que ahi está Dios. Confío en Él. Confío en su magia, confío en su ser. En el mio. Era mi ser el que negaba. Gracias Dios, no puedo parar de escribir, ayudame a no frenarme, ayudame a crecer, ayudame a publicar, ayudame a expresar. La pluma blanca, me recuerda a las de mi campo. Campo grande, blanco, amarillo, con los girasoles altos y los choclos y los bichos que se me pegaban al sweater rosa, turquesa y blanco que me encantaba. De ahí venían esos colores que tanto amaba, la camperita de corderito. Que divertido, que bueno. Que felicidad. Como me enrosque con mis parientes, criticando mis conductas negativas, olvidando lo bueno, escapando. No era fiel a mi ser, a mi espíritu. De eso huía, ahora gracias a Dios tengo estas paginas, este espacio, nose si a alguien le servirá, la ayudará a leer esto.

Compartir esta entrada